Cat Friendly

Cat Friendly o Clínica Amable con los Gatos, es un programa de la Sociedad Internacional de Medicina Felina. Debido a su naturaleza y necesidades únicas, los gatos pueden estresarse mucho en la visita al veterinario.

Uno de los grandes problemas a los que se enfrentan los propietarios de gatos es que la visita al veterinario puede resultar una experiencia muy difícil.

T_CF_Intro
T_CF_Programa

El programa Cat Friendly, está diseñado para tratar de resolver, o al menos, minimizar este problema, mediante la creación de clínicas veterinarias más respetuosas con el gato, para así reducir el estrés, y hacer la visita más agradable también para el propietario.

Uno de los grandes problemas a los que se enfrentan los propietarios de gatos es que la visita al veterinario puede resultar una experiencia muy difícil. Los gatos son animales muy territoriales, y esto significa que si por lo general se encuentran tranquilos en su entorno habitual, su territorio, en el momento en el que se les saca de él, pueden estresarse mucho y cambiar radicalmente su comportamiento.

El problema ya puede empezar en el momento de meter al gato en el trasportín, continuar durante el viaje en el coche, y seguir al llegar a la clínica veterinaria donde a veces tiene que estar compartiendo espacio con otros animales y personas. Además allí se le somete a un examen clínico y realización de ciertas pruebas médicas. ¿El resultado? Un gato y un propietario altamente estresados.

Sin embargo, no ha de ser así, algunos cambios sencillos pueden marcar una gran diferencia y hacer que el gato se encuentre más tranquilo fuera de su entorno, y por tanto, facilitar el proceso para todos.

¿En qué consisten estos cambios?

1. Salas de Espera

Salas de espera separadas de perros y gatos

El objetivo es evitar el contacto visual directo entre los gatos y el resto de animales y personas que se encuentren en el centro.

Además, disponemos de mesitas donde se debe dejar el transportin, recordemos que los gatos se sienten más seguros a cierta altura, no en el suelo, y también ponemos a vuestra disposición mantas para tapar el trasportín mientras esperáis y minimizar así todos los estímulos visuales que puedan estresar al animal.

T_CF_Sala_Espera
T_CF_Consulta

2. Consultas

Consultas separadas para gatos

Ningún otro animal entra en estas estancias, con lo que los gatos no percibirán ningún estímulo oloroso ni visual que pueda estresarlos.

Antes de cada consulta, utilizamos feromonas para ayudar a disminuir el estrés durante la misma, y al terminar, se realiza una limpieza adecuada para eliminar las posibles feromonas de alarma y evitar así que el siguiente gato las detecte. Dentro de la misma consulta existe una báscula especial para gatos, que evita que tengan que ser pesados afuera, donde pueda haber más animales.

Las consultas rutinarias duran un mínimo de 10 minutos, es muy importante tomarse las cosas con calma para visitar a un gato y poder aplicar un buen manejo de bajo estrés.

3. Parking

“Parking” para el transportín

A la salida de las consultas, mientras el propietario del animal se encuentra en el mostrador, dispone en el mismo de un lugar apropiado para dejar el transportín, señalizado con la P de “Parking”.

Se encuentra en un lugar elevado, donde el gato se sentirá más seguro que a nivel del suelo.

T_CF_Parking
T_CF_Hospitalizacion

4. Hospitalización

Hospitalización separada para gatos

Disponemos de un espacio dedicado únicamente a la hospitalización de gatos, tranquilo. Las jaulas son amplias y en su interior el gato tiene la opción de estar en un espacio más alto o más bajo, según prefiera, además de tener a su disposición un lugar para esconderse si así lo necesita.

También disponen de bandeja de arena separada de la zona de descanso y alimentación.

Si el estado del animal lo permite, puede acceder a otra zona de la hospitalización, fuera de la jaula, donde puede realizar comportamientos típicos de su especie como rascar, esconderse o trepar, mediante un rascador, y estantes que ponemos a su disposición.

5. Manejo

Manejo

La manipulación y el trato hacia los gatos son distintos que para los perros.

Es necesario conocer su lenguaje corporal para entender qué está sintiendo el gato en todo momento (miedo, nerviosismo, enfado, etc), y aplicar una manipulación adecuada. En las consultas de gatos no hay prisa, es necesario que el gato se sienta lo más cómodo y menos estresado posible.

Todo nuestro personal está formado en lenguaje corporal felino, así como en manejo de bajo estrés.

T_CF_Manejo